Skip to content

Breves comentarios sobre Wikileaks

diciembre 4, 2010

Navegando de forma rápida por Internet se pueden encontrar diversos comentarios muy interesantes sobre lo que han significado las filtraciones de Wikileaks. Por eso, brevemente me refiero al tema, en tres aspectos que me parecen claves:


UNO. ¿Seguridad o libertad de expresión e información? Esa es quizás una de las peleas de más larga data entre los espacios de las instituciones y los Estados modernos; v/s la ciudadanía y la conformación de la opinión pública. Pues el ganador de esta disputa ha sido casi siempre, de forma aplastante, la seguridad. Lo que nos hace sospechar –y con múltiples pruebas históricas, por lo demás– que esto se trata no de seguridad de los ciudadanos sino, de forma sustancial, de proteger la seguridad de estructuras de poder al servicio de más poder en detrimento de la democracia.

The real danger, it seems to me, is not the revelation of assorted classified material but our tendency to overreact, either to actual security threats such as the shoe bomber and the underwear bomber or, in this case, to a massive information dump. We’ve become so reactive to security concerns — and, at the same time, apathetic to threats to our own civil liberties — that we might, as a result of the WikiLeaks release, allow government agencies to step on the universal reach of the Internet or find ways to create exceptions to First Amendment freedoms”, Timothy J. McNulty en CNN.

DOS. De esto se trata –y se tratará– Internet: de la lucha entre el poder institucional de estructuras económicas v/s los derechos de la sociedad civil. Porque si alguien (y sospecho, muchos) creía que esta figura ideológica de la sociedad de la información se trataba de igualdad o de un nuevo estadio de desarrollo mejor y más próspero para las personas, estaba equivocado. Esto es sobre lucha de poderes. De hegemonía económica e institucional versus derechos de las personas. A preocuparse cuando Google toma una posición dominante en el mercado, a comprender lo grave que es la aún poca presencia de regiones del mundo en la red, a estar mucho más asqueados cuando por causa de “la seguridad” de procedimientos reñidos con la democracia y la transparencia se censura con presiones inaceptables como las recibidas por Wikileaks.

“What’s really hard about this is that we perceive the web to be a public space, a place where you should be able to go and set up your soapbox and say whatever you want to say to the world. The truth is, the web is almost entirely privately held. So what happens here is that we have a normative understanding that we should treat this like public space—that you should have rights to speak, that no one should constrain your rights—but then you discover that, basically, you’re holding a political rally in a shopping mall. This is commercial speech, controlled by commercial rules”, Ethan Zuckerman en Columbia Journalism Review.

TRES. Wikileaks no solo ha cambiado la forma de ver Internet, sino que además, fundamentalmente, ha puesto en ridículo el ejercicio periodístico ya acostumbrado en su mayoría a ser un patético publireportaje en rotativo. Muchas han sido los bytes gastados en discutir sobre la  muerte de la prensa escrita debido a las tecnologías digitales. La verdad es que resulta incomprensible este tipo de preocupaciones: el periodismo, como ejercicio democrático, está en estado de coma mucho antes siquiera del advenimiento de Internet. Hoy Wikileaks produce un golpe de información que ni en los más febriles sueños de un periódico podría ocurrir, y solo recurre de manera instrumental a los medios para que algunos publiquen (unos, hay que decirlo, muy temerosamente) la información. Si nos preguntábamos qué era el periodismo, pues es Wikileaks. La prueba está en comprobar quién está siendo perseguido por las filtraciones y quién, detrás de un escritorio, corta y pega comunicados de prensa.

“Yo soy un editor. Y como editor, también dirijo, y soy portavoz de mi, nuestra, publicación. He estado involucrado en periodismo desde que tenía 25 años, cuando cofirmé el libro Underground, y actualmente, dado el estado de impotencia del periodismo, me parecería ofensivo que me llamaran periodista”, Julian Assange en El País.

*Foto CC BY Kevin Lim NC – SA.

One Comment leave one →
  1. mayo 20, 2013 3:36 pm

    Paving the appropriate rocks as part of the driveway is actually
    extremely important because it is the first thing a guest puts his eye on and also gives the
    very first impression. The providers is actually aimed
    at providing dependable products at the fair price with excellent client
    maintenance. Having tried and also failed in order to fix
    a brick wall this particular spring, I face bricklaying
    Melbourne projects with trepidation. numerous americans pick flagstone over interlocking
    brick or perhaps cement patio stones to utilize for a walkway because
    flagstone unique and also natural product. Total enterprise goals at delivering the easy and
    the really services in order to the customers.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: