Skip to content

La espectacularización del cuerpo en Internet

agosto 5, 2009

“Los blogs y las redes sociales funcionan como un mercado de la observación del otro y de redistribución de retribuciones. Cuando a uno lo ven, uno tiene que ver; cuando nos dejan un mensaje o un comentario, tendemos a hacer lo mismo”.

¿Qué pasa con el cuerpo en Internet? Confieso que nunca le había prestado mayor atención a la pregunta, aunque siendo el soporte para todas las actividades humanas, siempre se termina rozando su problematización. Luego de leer una entrevista a Paula Sibilia, al menos uno puede aproximarse  a repensar su presencia y su importancia en el entorno digital.

Una de las cosas que más me llaman la atención de la argumentación de Sibilia, es la vinculación que hace de la espectacularización del cuerpo (es cosa de ver, por ejemplo, un Fotolog de un adolescente) con la desintegración ideológica de lo público. La pérdida de lo común, la administración privada de asuntos de Estado y la relegación del individuo al espacio íntimo, son experiencias históricas documentadas por gente como Hannah Arendt y que parecieran ser rescatadas en el contexto de lo planteado por Sibilia.

Por cierto, esta desintegración no ha sido un proceso casual sino uno dirigido por intereses hegemónicos que usan otros dispositivos de poder –además del soberano o de los que usan la prohibición– para instalar discursos dominantes. La espectacularización del cuerpo hoy, en un entorno digital, es parte de un proceso histórico que va mucho antes de la invención de los ceros y unos, y que pareciera ser el llamado a ser reconocidos por los otros, en una sociedad de masas que parece separar cada vez más a los individuos.

“Foucault y Deleuze nos mostraron cómo funcionan las redes de dominación en la sociedad contemporánea. Funcionan mejor cuando no existe la obligación a hacer ciertas cosas. Esta intimación a mostrarse a uno mismo como un espectáculo o parecer joven, flaco y atractivo no es obligatoria. Nadie ata a un chico para que juegue con la consola 10 horas por día. Es una obligación sutil y mucho más eficaz. Queremos ser de determinada forma, estamos de acuerdo. Esto no funcionaría dentro de otro tipo de sociedad”.

Pero por lo que se puede desprender de esta entrevista, para Sibilia, esta exhibición del cuerpo sería más bien un vacío del contenido, una pérdida de la palabra, una banalización de lo político. Desde la tradición filosófica dominante en el Occidente, plantea que el cuerpo o su realce es más bien una superficialidad -como si no fuera él un soporte donde se escribe la historia- o un dispositivo biológico que solo nos ata a lo natural.

Sin embargo, ¿no podría ser el cuerpo una expresión política más? Desde esta perspectiva, sería interesante volver a problematizar el cuerpo y comprender cómo en él se dibujan los procesos históricos y, en esta línea, cómo Internet interfiere en él. Pero de eso ya esperamos volver a hablar en tilt!; por mientras, el trabajo de Sibilia parece ayudar en mucho.

:::

Foto CC BY GuilleDes

2 comentarios leave one →
  1. Francesc Llorens permalink
    agosto 9, 2009 5:22 am

    En términos baudrillardianos, lo que se da es una reproducción obscena e hiperreal (por “más real que lo real”) del cuerpo (también del “cuerpo político”). ¡Buen post! Necesitamos también “pensar” la socialidad de la red, no sólo vivirla.

  2. abril 17, 2013 7:15 am

    What’s up friends, nice article and nice urging commented at this place, I am in fact enjoying by these.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: