Skip to content

Usted usa Google y Google lo usa a usted: segunda parte

mayo 28, 2007

Debía este post en tilt!, pero no hay plazo que no se cumpla ni deuda que no se pague. Nos concentraremos en Google y la implicancia de su política de datos personales de sus usuarios. ¡Ajá! ¿Acaso no sabías que nuestros amigos de Google se guardan “ciertos” datos de tus búsquedas, número IP, etc., aún cuando seas un ciudadano anónimo cualquiera? Escúchalo del Official Google Blog:

When you search on Google, we collect information about your search, such as the query itself, IP addresses and cookie details. Previously, we kept this data for as long as it was useful. Today we’re pleased to report a change in our privacy policy: Unless we’re legally required to retain log data for longer, we will anonymize our server logs after a limited period of time.

Como adelanté en un post anterior, efectivamente Google decidió anonimizar los datos de sus usuarios, aunque no antes de un plazo entre 18 a 24 meses. Como vimos en esa ocasión, la compañía explicó el porqué siguen conservando esos datos con argumentos algo discutibles. Resumo:

Improve our services: Search companies like Google are constantly trying to improve the quality of their search services. Analyzing logs data is an important tool to help our engineers refine search quality and build helpful new services.

Maintain security and prevent fraud and abuse: It is standard among Internet companies to retain server logs with IP addresses as one of an array of tools to protect the system from security attacks.

Comply with legal obligations to retain data: Search companies like Google are also subject to laws that sometimes conflict with data protection regulations, like data retention for law enforcement purposes.

Si quieres leer argumentos en contra de estos puntos, te recomiendo que consultes el excelente blog de Michael Zimmer, acá. Ahora en tilt! nos concentraremos en cómo los datos personales que son almacenados por terceras personas constatan el hecho moderno de que lo privado ha sido invadido por lo social y cómo, acorralado en una esquina, aún sobrevive la intimidad de los individuos.

Sobre privacidad y su endeble sustituto

Que Google guarde tus datos sin mediar autorización personal no es un fenómeno menor. Quiere decir que la autonomía de tu historial puede ser usado por diversos motivos que Google estime conveniente. No me temo a equivocar de que la mayoría de los lectores de tilt!, por ejemplo, han recibido una llamada de una compañía X, sabiéndose tus datos personales y ofreciéndote productos que puedan interesarte. ¿De dónde sacaron tus datos? Y más importante aún ¿quién les dio autorización para usarlos?

Con todos estos datos se puede constatar lo poco seguros que estamos con nuestra privacidad. Este, por cierto, parece ser el costo asociado a una sociedad moderna en que lo privado ya no significa estar privado de lo público (ya vemos cómo los asuntos privados son los que parecen discutirse más vehementemente en la política) y donde, por ende, lo privado ya no es un refugio de las vicisitudes del mundo. El impulso de la propiedad privada y su consumo pareciera lograr exponernos enteros a los implacables mecanismos de la comodificación. Trevor Norris hablando de Arendt:

Yet as long as we are bound up within this process and restricted to our own privacy, our efforts remain futile and we remain isolated within ourselves, unable to engage in the realm of human affairs and effectively disclose ourselves and our experiences through speech. We are pulled into the cyclical process of production and consumption and exist in a “mere togetherness” within the private realm, where we are neither seen nor heard in our full humanness.

Si la esfera pública y privada, tal como afirma Hannah Arendt, ha sido absorbido por “lo social”, ¿dónde el sujeto logra protegerse del mundo y dejar la superficialidad de ser visto y oído todo el tiempo? La autora alemana reconoce acá una invención moderna: la intimidad, la que describe como “un vuelo desde el mundo exterior a la interna subjetividad del individuo, que anteriormente estaba protegida por la esfera privada” (p. 75).

El problema es que la intimidad es un flaco sustituto de la privacidad en tanto es en esta última donde el hombre cubre su necesidad, y cuando no hay necesidad, tampoco habría vida. Por lo demás, la intimidad nos sirve para ocultarnos del mundo pero sólo de una manera individual y solitaria y no como una experiencia de hogar.

Google Data Privacy Center.

Que Google use esta política con los datos que recoge de sus usuarios comprueba además que la tecnología muchas veces se presta para el ejercicio de alienación de nosotros como sujetos y muy pocas veces da pie a que los mismos sujetos ejerzan individualmente influencia sobre ella. Por eso, la idea de Michael Zimmer de lograr por medio de la tecnología que los usuarios editen los datos que quieren dejar en el historial de Google (Google Data Privacy Center) me parece un estupendo ejercicio de autonomía y respeto a la privacidad de los individuos.

¿Todo esto te parece exagerado? Si todavía no se logra comprender por qué luchar por el derecho de privacidad es tan importante, y por qué las políticas de Google parecen alejarse más de considerar verdaderamente los derechos de los individuos, quizás sea hora de citar para finalizar a Rory Litwin, la que nos recuerda tres puntos por lo que la privacidad sí importa:

  1. Recall specific occasions in your life when you realized you needed to make some information about yourself more private, or when you realized that your power to control your own life was diminished by your lack of privacy.
  2. Imagine how life would be different if personal information about you and people you know were radically more available to businesses, government, and strangers, because of fear-based policies combined with a more technologically-mediated life.
  3. Think about the way that fear leads not only to more surveillance but to an expansion of what is considered suspicious, and how this problem answers the common objection, “If you aren’t doing anything wrong, you have nothing to worry about.”

:::

ÚLTIMAS NOVEDADES:

Más sobre el tema en el entretenido post de Mashable: My soul, and 10 others things that Google owns.

    :::

    Foto gracias a las licencias Creative Commons que adoptó Keso.

     

    No comments yet

    Responder

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

    Conectando a %s

    A %d blogueros les gusta esto: