Skip to content

Los otros: Elgg y la construcción de relaciones en la educación

abril 25, 2007

El lector geek ávido de tilt!, seguramente ya está al tanto de ciertas obsesiones de esta autora que, entre otras cosas, tiene con el rescate de las relaciones en la construcción del conocimiento. De hecho, hace poco escribí algo relacionado al analizar la decisión del gobierno de Chile con respecto a la campaña “Un laptop por niño”.

Hace algunos días descubrí –gracias a un artículo de la revista Wired– un software de redes sociales con código abierto llamado Elgg, el que ha sido diseñado con fines académicos y donde los intercambios colaborativos propios del Software Social son fundamentales para lograr el aprendizaje en los sujetos.

“The virtual learning environment model used by nearly all universities these days is based on the traditional tutor-led, course-structured mode of learning and doesn’t easily allow for significant participation by students or for crossing course boundaries,” said Stan Stanier, the school’s learning technologies manager, who oversees a 33,000-member Elgg installation. “Higher education is meant to be an environment for student-centered and collaborative learning.”

A propósito de este artículo de Wired, Anastasia Goodstein analiza tres razones muy significativas para sospechar las razones del porqué el profesorado no adoptaría esta tendencia educacional basada en el Software Social. Una de ellas es que, simplemente, pocos educadores conocen en qué consisten estas herramientas de la Web 2.0. Otra, tiene que ver con el miedo a perder el control sobre los contenidos. La ultima, refiere a que los planes gubernamentales no son integradoras de estas tecnologías y dejan poco espacio para que los profesores las utilicen.

Todas estas razones, por cierto, son de peso. En esas extrañas coincidencias con los que a veces se desarrollan los hechos del mundo, podríamos incluso ver la transparente línea de unión entre el desconocimiento de una herramienta, el miedo a lo desconocido y una institucionalidad que pocas veces –sería contra natura- adelanta los cambios y visualiza propuestas. ¿Qué descansa, entonces, detrás de ese “desconocimiento” o “falta de interés”?

Participación significativa. Compartir y debatir el trabajo. Colaborar. Conversar. Construir relaciones. Todos los anteriores conceptos, implicados en el proyecto Elgg, dejan a un lado –no olvidada- la discusión de la concentración en los contenidos –esta última modalidad imperante en la educación Moderna- y apuestan por algo tan antiguo como olvidado. El otro. Los otros*.

Me vuelvo a repetir. ¿Qué descansa detrás de ese “desconocimiento” o “falta de interés”? Quizás, una foucaultiana “voluntad de verdad” que se disputa de manera violenta, muchas veces por primera vez con sujetos que jamás tuvieron la oportunidad de ser protagonistas anteriormente de esta batalla de verdades. Los niños y los jóvenes, entre tantos otros.

*No hay acá intención antropológica, necesariamente.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: