Skip to content

Punto de quiebre: La continuidad entre tecnologías primitivas y modernas

abril 16, 2007

No quiero sonar cursi, pero hay libros que iluminan con su claridad y nos hacen más seguros los caminos alternativos de una ruta de la que sospechábamos, pero de la que no teníamos las herramientas para salir. Aquello, en mi ignorancia de los estudios de la ciencia, me ha ocurrido con el estupendo libro de Bruno Latour, La Esperanza de Pandora. Allí pude sopesar dos formas de afrontar los estudios de las ciencias.

La primera, la heideggeriana que, tal como afirma Mitcham, considera que la tecnología moderna, a diferencia de una premoderna menos desconectada del ambiente, oculta no sólo a las cosas, sino también al Ser:

Al contrario de la visión instrumental de la tecnología como medio neutral, Heidegger considera que la misma es un género de verdad o desocultar y que la tecnología moderna, en particular, es un desocultar que pone y provoca a la naturaleza exigiéndole liberar energías que, en cuanto tales, pueden ser explotadas y acumuladas.

Leo a Latour y encuentro una respuesta explícita a los heideggerianos, como una via alternativa y necesaria. Tan clara, tan bien descrita, que sólo les puedo recomendar que lean este libro porque da un paso adelante en cómo explicarnos el porqué la tecnología, a pesar de todo, se ha vuelto parte fundamental de nuestras vidas.

Al contrario de lo que sostiene la distinción tradicional, la diferencia entre un colectivo antiguo o “primitivo” y uno moderno o “avanzado” no consiste en que el primero manifieste una rica mezcla de aspectos sociales y cultura técnica, y que el segundo no exhiba más que una tecnología desprovista de lazos con el orden social.

Más bien, la diferencia estriba en que le segundo colectivo traduce, entrecruza, enrola y moviliza más elementos, y en que esos elementos se hallan más intimamente conectados, más finamente entretejidos en la tramazón social que los elementos del primero. …Aquellos que han intentado establecer distinciones entre estos dos tipos de colectivo, atribuyendo por un lado, “objetividad ” y “eficiencia” a la moderna tecnología y, por otro, “humanidad” a la poiesis de las culturas de la tecnología simple, han comentido un profundo error.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: