Skip to content

El Estado en Internet: ¿cuál es la salida falsa?

enero 16, 2007

Este es un post atrasado. Como verán más adelante, tiene que ver con el levantamiento de opiniones con respecto a un hecho simple: ¿podemos organizarnos como civiles sin recurrir al Estado? Para mí, la respuesta era simple: claro que sí. Después de leer un foro, comprendí que para los mismos civiles aquella no era una respuesta natural. Entonces, me comencé a hacer diversos cuestionamientos. Pero no hay caso. Todos los caminos me llevan a lo mismo.

No soy una anarquista. Pero sí tengo claro que el Estado excede mucho más allá de su papel de ordenamiento civil. No creo tampoco que haya terminar con toda huella de él. Lo que sí pienso es que los sujetos no pueden ser menos que una institución creada por ellos. En esa declaración de contexto, he decidido comenzar por el principio. Antes aún del Software Social: Internet. Así, primero, en estos apuntes debo desechar ciertas ideas:

Imagen y consumo

No tengo dudas que lo público es una cuestión de racionalidad. Lo que me cuesta entender es que situaciones como la “imitación” o la “imagen” sean consideradas como contradictorias a la razón.

As for the participants in the public sphere on the Internet, Thornton diagnoses a tendency towards reframing identities, a shift from “citizens” to “consumers”: Publicity becomes more prevalent as a mode of discourse, “Public” slides into “publicity” as the notion of “character” is steadily replaced by “image.” (Thortnton, 1996; citado por Pieter Boeder).

¿Quién puede tener el derecho a decir que tal o cual comportamiento adoptado no es racional? Pienso que la imagen con la que decidimos mostrarnos al mundo, por imitación o por sentida originalidad, es producto de una racionalidad que nos permite aparecer en el mundo, construir nuestra identidad con los otros y hacernos públicos:

Estar vivo significa estar movido por una necesidad de mostrarse que en cada uno se corresponde con su capacidad para aparecer. …El “parecer” -el “me parece”, dokei moi– es el modo, quizá el único posible, de reconocer y percibir un mundo que se manifiesta. Aparecer siempre implica parecerle algo a otros, y este parecer cambias según el punto de vista y la perspectiva de los espectadores. (Arendt, p. 45).

Por lo demás, hoy en día es en el consumo donde se le ha permitido a la amplia sociedad de masas “aparecer” en el mundo. Si no tuvieran fuerza de consumo, hoy ni siquiera estarían en los planes sociales. Tampoco debo dejar de nombrar lo poco serio que me parece que nadie acusara, por ejemplo, a la élite del siglo XVIII (monopólica en el consumo), ni de consumistas ni de privados de lo “verdaderamente” público.

Internet: Estado o sujeto

En el marco de la red y de su estructura pública, lo que sí me parece peligroso es que, siguiendo los patrones de los medios tradicionales, Internet se transforme en cómplice de una mentira política histórica: el bien común como concepto metafísico que dicta los destinos de una nación. ¿Qué es el bien común y cuándo se discutió su esencia, y aún más, por qué no nos invitaron a intervenir en la reunión? Y por supuesto, ¿es mi bien común como ciudadana de Santiago, el mismo que de otro individuo en otra ciudad de Chile?

Si bien las anteriores son preguntas algo básicas, me parece que no están del todo asumidas en cuanto a su traducción en Internet. En el debate del III Congreso de la Cibersociedad, me di cuenta que para la gran mayoría de los participantes del foro, mi llamado a trabajar desde la sociedad civil independientes del Estado (este último como monopolio de la élite) fue desechado. Al parecer, el Estado es una sombra que debe protegernos a todos y al que debemos exigir protección, aunque la realidad histórica nos demuestre una y otra vez que aquello nunca ocurre.

Las instituciones nos han normalizado hasta las ideas. Para muchos, esa es la civilización. En la burocracia parecemos encontrar vida. En el control nos creemos libres. Pero mi pregunta sigue siendo, entonces ¿qué diablos tiene que hacer el Estado en Internet (entendida como motor de contenidos y de conocimiento)? Como ya está ocurriendo con las leyes “antipiratería”: normalizar, normalizar, normalizar. Las naciones dejan de tener fronteras, pero en vez de que eso signifique diversidad (el “aparecer” de los otros), pareciera que se unen para formar un gran Estado unitario.

Me vuelvo a preguntar: ¿qué tiene que hacer el Estado en Internet? ¿Acaso transformarla en un mass media? Boeder, citando a Van Dijk:

What binds people in this contemporary public sphere is a “diversified and shifting complex of overlapping similarities and differences.” The Internet itself forms the perfect example of this new structure. Moreover, “the common ground of the unitary nation or mass society is an idea from the age of national broadcasting through a few channels. It is still rooted in the minds of the intellectual political and media elite though it was never firmly based in reality.”

Como decía Arendt en su libro “La Condición Humana”, lo que hace insoportable a la sociedad de masas es que no hay nada que pueda unir a los individuos. Lo que a mí más me parece insufrible, es que la única salida que veamos sea a través de la eterna recursividad a una gran entidad. Si al final, es eso lo que esperamos como sociedad civil de las TIC’s, la verdadera pregunta que nos debemos hacer es ¿para qué estamos nosotros, los sujetos, en Internet?

Referencias:

La Vida del Espíritu, de Hannah Arendt.

Habermas’ Heritage: The Future of the Public Sphere in the Network Society, de Pieter Boeder

2 comentarios leave one →
  1. fernando permalink
    enero 18, 2007 5:51 pm

    hola p.p.
    leyendo este post me acordé de dos fuentes que quizás te puedan interesar: “Razón, buenas razones” de Raymond Boudon y más en general al Análisis Institucional (René Lourau por ejemplo) como crítica al estado. Ver (1976) El Estado en el análisis institucional, El análisis institucional en el Estado , El análisis institucional, Campo Abierto Ed., Madrid, 1977 y (1978) El Estado y el inconsciente, Kairos, Barcelona, 1980. La cita está aquí: http://www.psicologiagrupal.cl/documentos/articulos/tributo_lourau.html

    un saludo

  2. enero 19, 2007 12:45 am

    Gracias fernando.
    Anotado en los Must.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: