Skip to content

Tecnologías de la sincronización común

noviembre 20, 2006

Desde hace algunos días he estado leyendo a Paul Virilio y su libro Ciudad Pánico, el afuera comienza aquí, texto que dedica uno de sus capítulos a hablar de la democracia actual en conjugación a los atentados terroristas que amenazan a muchos gobiernos de occidente.

Como podríamos esperar de Virilio, también en esta ocasión se aboca a la crítica de la sociedad de masas y la imposibilidad de los individuos para alcanzar ese “logro sobresaliente”, usando las palabras de Arendt (y de las que ya hemos hecho cierta referencia en tilt!).

Por lo demás, la reflexión de Virilio me ha hecho mucho sentido con la crítica a la sociedad de masas que ya había apuntado Arendt en su trabajo, e incluso en el mismo planteamiento de qué es el espacio público según la autora alemana. Para ésta, el espacio público que plantea la sociedad de masas es uno falso, pues ha sido reemplazado por la esfera social producto de “la emergencia de la sociedad -el auge de la administración doméstica, sus actividades, problemas y planes organizativos- desde el oscuro interior del hogar a la luz de la esfera pública…” (p.48).

La acción -que junto a la lexia o discurso es el sustento del espacio público- ha sido borrado como ideal público, subyugado por la “igualdad”, bandera de la sociedad en el mundo moderno, que a ojos de Arendt es el reconocimiento legal y político de que asuntos como la distinción y la diferencia (además, factores claves para la identidad del individuo) han pasado a ser materias privadas de los sujetos: “… la conducta ha reemplazado la acción como la principal forma de relación humana…” (p.52).

Producto de lo anterior, Arendt despliega una interpretación impecable de lo que significa la ciencia de la estadística para todos nosotros en la sociedad de masas:

Las leyes de la estadística sólo son validadas cuando se trata de grandes números o de largos periodos, y los actos y acontecimientos sólo pueden aparecer estadísticamente como desviaciones o fluctaciones. La justificación de la estadística radica en que proezas y acontecimientos son raros en la vida cotidiana y en la historia. (p.53).

En esa misma dirección, encuentro la crítica de Virilio que da un paso más allá que la autora alemana. No solamente considera que la alienación de las masas ha afectado la conciencia crítica de los individuos ante lo común del mundo, sino que además y gracias a las TIC’s, se ha logrado hasta sincronizar las emociones de los individuos (recordemos las imágenes de las torres gemelas en llamas).

Tras la larga historia de la estandarización de la opinión pública de la época de la revolución industrial y de sus sistemas de reproducción idéntica, entramos en la era de una sincronización de la emoción colectiva que favorece, con la revolución informativa, ya no el antiguo colectivismo burocrático de los regímenes totalitarios sino aquello que paradójicamente podría denominarse como individualismo de masa, puesto que cada uno, uno por uno, padece en el mismo instante el condicionamiento mass-mediático. (p.47).

En este marco nace el cuestionamiento de los supuestos efectos de medios que ya no son meramente dirigidos a una audiencia pasiva, sino que donde esa misma ex audiencia ahora puede ser la productora de esos medios (blogs, wikis, etc.). Acá, encuentro una crítica muy intresante de Ulises Mejías quien considera que el cambio no es tal, pues esa producción puede ser adaptada como un nuevo consumo. Todo, claro, gracias a los mecanismos de comodificación del mercado:

Technocracies engender masses by commodifying the interactions between people. The blogosphere is a perfect example of how interaction has been commodified and reduced to the exchange of attention. In an attention economy, attention is capital, and bloggers with (bigger) audiences can capitalize on that attention —quite literally, if they are using things like Google ads. But a blogger with lots of readers can be said to have rich social interactions with them in the same impoverished sense that a person in MySpace with lots of contacts can be said to have many good friends. In fact, I would suggest that the more attention capital is accrued, the less opportunities for meaningful social interaction are engendered, and the more entrenched one’s position in a mass becomes. (documento en línea).

A la luz de todo lo que he escrito hasta acá, la crítica de Mejías no deja de tener sentido. La producción no es garantía de acción. Si se maneja como una administración doméstica, seguirán siendo medios de agregación social pero no de discusión de lo público. Hemos perdido a tal punto nuestra conexión con lo común, que hoy sin los otros no estamos seguros de qué es lo real. Esa es una crítica que encontramos en Arendt y que se multiplica en Virilio. Lo más real hoy, es lo inmediato del consumo en contraposición con lo público, lo eterno.

Como explica J.P. Dubois: “Asistimos a una deriva consumista en la que se adquiere una opinión como se compra un detergente. Se relega el interés común y, por el contrario, se escoge para sí en lo inmediato. Se adquiere así la ilusión de ser coproductor. Esa utopía es de la misma naturaleza que aquella que subyace en los sistemas democráticos en su conjunto”. (citado por Virilio, p.49).

Al final del día, la producción de los sujetos en las TIC’s digitales puede terminar siendo sólo una ilusión. La sincronización perfecta incluso más allá de nuestros juicios reflexivos, sino de nuestras emociones al perder noción de la realidad de las cosas que nos da el mundo común. Bajo la espesa sombra de la sociedad de masas, pienso que lo peor que le puede ocurrir a ciertas tecnologías asociadas al software social es olvidar su característica comunitaria y abierta, y comenzar jugar el juego de grandes números, amplias audiencias, normalidad igualitaria. A veces pienso que estoy equivocada.

———–

Referencias:

Ciudad Pánico, el afuera comienza aquí de Paul Virilio.

La Condición Humana de Hannah Arendt.

The People Currently Conformed as the Mass de Ulises Mejías.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: