Skip to content

La ontología según Borges

agosto 24, 2006

No puedo recordar dónde vi referenciado este texto antes, pero sí se me viene a la memoria el placer de leer un ensayo corto y certero. Aunque suene cursi, es un gusto refinado que se disfruta en español.

En el texto, llamado El Idioma Analítico de John Wilkins, Borges tiene la particular pericia de mostrarnos históricamente los intentos de taxonomía del mundo, y la verdad, nos sorprende con ejemplos de lo más ingeniosos:

Esas ambigüedades, redundancias y deficiencias recuerdan las que el doctor Franz Kuhn atribuye a cierta enciclopedia china que se titula Emporio celestial de conocimientos benévolos. En sus remotas páginas está escrito que los animales se dividen en (a) pertenecientes al Emperador, (b) embalsamados, (c) amaestrados, (d) lechones, (e) sirenas, (f) fabulosos, (g) perros sueltos, (h) incluidos en esta clasificación, (i) que se agitan como locos, (j) innumerables, (k) dibujados con un pincel finísimo de pelo de camello, (l) etcétera, (m) que acaban de romper el jarrón, (n) que de lejos parecen moscas.

No hay ingenuidad en estas reflexiones. Hay en ellas una obsesión cruel de la existencia. Como afirma Borges, no existe clasificación del universo que no sea arbitraria y conjetural. Es, finalmente, la tara más grande del hombre: el lenguaje.

Como insinúa la introducción al artículo, si crees que la (el) metadata o las folksonomías son un invento del new media, DEBES leer lo que Borges te va a decir. 

4 comentarios leave one →
  1. agosto 26, 2006 12:52 am

    Dices que no recuerdas dónde viste referenciado el texto. Bueno, yo tengo muy claro que con alusión a ese texto, Michel Foucault abre el prefacio de su excelente libro “Las palabras y las cosas”. Quizá por ahí lo hayas leído, y si no es así, te lo recomiendo mucho.
    saludos

  2. agosto 26, 2006 5:49 pm

    Hola. Tienes razón. El libro está dando vueltas en casa pero no me atrevo a dar el paso aún para leerlo completo. Es una tarea pendiente, inexcusable, la verdad.

    Muchos saludos,

  3. Rodrigo permalink
    octubre 27, 2008 10:25 pm

    Esta clasificación también se encuentra citada en un texto sobre corporalidad y psiquiatría, escrito por el doctor (médico) César Ojeda, con el objeto de ejemplificar el absurdo de intentar clasificar los trastornos mentales según la presencia o no de ciertos síntomas (DSM I, II, III, IV, IV-R a la fecha), sin tener el cuenta la vivencia fundamental, solamente asible a través de la experiencia directa (fenomenología).

Trackbacks

  1. Conversación en tilt! « Naxos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: