Skip to content

Control y autonomía en las tecnologías

julio 26, 2006

En mi experiencia de trabajo en herramientas digitales en diversas empresas, he llegado a una sola conclusión que, por lo demás, no es ninguna novedad: todas parecen tender a constituirse como instancias de control antes que de liberación.

¿Cómo se mide la calidad del software o su contenido? Principalmente, por lo que con un eufemismo podemos llamar “transparencia del usuario”. En otras palabras, tener el control sobre él como jamás los modos presenciales lo habían permitido.

Efectivamente, en la actualidad, las características más valoradas a la hora de elegir un software sobre otro es garantizar saber qué usuario entró, a qué hora lo hizo, cuántas veces lo hizo, desde dónde lo hizo, qué ruta siguió, etc. El destino de toda esta información es el control total sobre un sujeto que, sin rostro, parece ser una amenaza a las reglas de un sistema que se proyecta como bien definido. Ésta es la que pomposamente alcanza a llamarse “gestión del conocimiento”: la subyugación de la autonomía.  

Leo parte del Informe del PNUD Chile 2006: “Las Tecnologías: ¿un salto al futuro?”; y veo que la amenza a la autonomía es uno de los temas que preocupa a los chilenos:

El panorama general que muestran estos datos es que las personas adaptan la tecnología a sus circunstancias de vida, de modo de salir airosos en la lucha por mantener la autonomía personal y sentir que son ellos los que manejan el celular o el computador y no sentir que en realidad son manejados por ellos.

Se puede desprender acá un hecho evidente y es que las tecnologías son manejadas no por el usuario común (no al menos por el que se expresa en el informe del PNUD) si no por un otro. ¿Qué otro? Pues bueno, el que en vez de simple usuario, tiene otras categorías más: diseñador y dueño. 

Este simple hecho califica de manera fundamental el destino de las tecnologías. Como Feenberg nos indica:

What the object is for the groups that ultimately decide its fate determines what it becomes as it is redesigned and improved in over time. If this is true, then we can only understand technological development by studying the sociopolitical situation of the various groups involved in it.

En esos términos, podemos entender situaciones aberrantes que denuncia el estudio del PNUD (ver ficha 3) y que simplemente reafirman una situación sociopolítica nacional:

Se demostró que más allá de la modernización tecnológica, en este tipo de interacción las características culturales tradicionales de nuestra sociedad, como las consideraciones de clase, siguen jugando un papel relevante.

Ahora bien, ¿puede este panorama cambiar con el surgimiento del software social? ¿Es el Software Libre -entendido como filosofía- una oportunidad para que cambie lo que han terminado siendo hasta ahora la mayoría de las herramientas digitales? ¿Hay en ellos una verdadera oportunidad de emancipación o solo una nueva reproducción de relaciones sociopolíticas?

Algo podemos desprender del articulo de Shirky. Retomaremos el tema pronto. 

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: